http://www.metalesymetalurgia.com/?p=378756

ArcelorMittal ha presentado el Informe anual de Sostenibilidad de sus plantas en España que recoge información sobre su aportación de valor al conjunto de la sociedad (económico, social y ambiental) en el ejercicio de 2017.

El informe, que por primera vez es íntegramente online, recoge también los compromisos, objetivos y retos que debe abordar la industria del acero, como el elevado coste energético, el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (ETS), la competencia desleal y las tensiones geopolíticas globales, la sobrecapacidad, la digitalización o las incertidumbres ante los desafíos que pueda plantear la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

El balance del ejercicio de 2017 es positivo y comienza con la que constituye la máxima prioridad para ArcelorMittal: la Seguridad y Salud de las personas que trabajan con ellos. Por segundo año consecutivo, el ejercicio de 2017 se cerró sin accidentes mortales en las instalaciones españolas y se redujo un 7,5 % el Índice de Frecuencia de accidentes con baja.

El pasado ejercicio estuvo marcado por un enfoque encaminado hacia la mejora de la competitividad del proceso siderúrgico mediante el aumento de la fiabilidad y la productividad de sus plantas. La apuesta de ArcelorMittal por el futuro de las plantas en España se tradujo en más de 129 millones de euros destinados a la mejora de sus instalaciones.

En este sentido, ArcelorMittal sigue confiando en la I+D como garantía de su liderazgo tecnológico dentro de la siderurgia que le permita redefinir el proceso siderúrgico y contribuir positivamente a la lucha contra el cambio climático.

En 2017 invirtió 24,4 millones de euros en labores de investigación y desarrollo en España, un salto del 3,8% con respecto a la inversión conjunta de 2015 y 2016. Un síntoma inequívoco del papel crucial que juegan sus centros de I+D en España en la estrategia de digitalización de la compañía y que ha colocado al “Global R&D Avilés Innovation Island Centre” en una de las referencias a nivel global sobre digitalización e Industria 4.0.

La firma está comprometida con la transición hacia una economía baja en carbono y cree con firmeza en el potencial del acero para contribuir a un futuro sostenible y eficiente en el uso de recursos. En este sentido, como resultado de las medidas adoptadas en los últimos años, en 2017 las emisiones específicas de CO2 mejoraron un 4 %, pasando de 1,84 t CO2 /t de acero en 2016 a 1,76 t CO2/t de acero en 2017.

Del mismo modo, el consumo de energía primaria por tonelada de acero disminuyó un 7% respecto a 2016. Pero lejos de conformarse con los resultados obtenidos, el pasado ejercicio se llevaron a cabo 15 proyectos de inversión enfocados a la mejora medioambiental y de eficiencia energética con una inversión de 11,4 millones de euros. Unas inversiones en Sostenibilidad que desde 2011 acumulan 130 millones de euros.

Un compromiso con el desarrollo sostenible que se evidencia más si cabe en el Plan de Mejora Ambiental de ArcelorMittal Asturias anunciado a finales de 2017, con una inversión de 200 millones de euros en los próximos 4 años y que suponen la implementación de las mejores técnicas disponibles en materia de protección ambiental.

La siderurgia juega un papel básico en la Economía Circular. El acero se puede reciclar de forma infinita y es esencial para lograr el tránsito hacia un modelo económico basado en la reutilización y reciclado de los recursos. La siderurgia española lidera el reciclaje de acero en Europa con más de 11 millones de toneladas y ArcelorMittal contribuye en España con cerca del 20%.

En 2017 sus plantas emplearon en su producción de acero 2,1 millones de toneladas de chatarra, un incremento del 12%, evitando que 2,7 millones de toneladas de CO2 fuesen emitidas a la atmósfera. Además, el 82,5% de los residuos y subproductos generados en sus instalaciones en 2017 fueron reutilizados internamente o externamente, tras procesos de valorización.

En el contexto económico, la aportación de ArcelorMittal a la competitividad de la economía española se refleja en los productos y soluciones que ofrece a sectores tan relevantes de la industria española como la automoción, la construcción, los electrodomésticos, los bienes de equipo o el mercado de los envases de acero.

Pero además, las actividades de cada una de sus plantas tiene un peso muy relevante para el desarrollo de las diferentes comunidades (compras, salarios, impuestos, inversiones sociales, etc.), ayudando a mantener un importante tejido industrial local. La estimación de su contribución económica en 2017 asciende a 4.814 millones de euros, un incremento del 19% con respecto a 2016, contribuyendo sustancialmente a la riqueza del país.

Sus 10 objetivos de la Sostenibilidad están alineados con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Tiene identificados en qué ODS impacta, cuáles son materiales para su negocio y cuales son de especial aplicación en los países en los que opera. No obstante, continua trabajando para dotarles de un enfoque estratégico de manera que contribuyan a la creación de valor a largo plazo de la compañía.

En este sentido, José Manuel Arias, Country Head de ArcelorMittal en España, ha subrayado que “la sostenibilidad es asumida como parte integral en la gestión del negocio y respalda nuestra estrategia de crecimiento sostenible; contribuye a la consecución de nuestros objetivos comerciales y nos ayuda a asegurar que somos una empresa con la que nuestros socios comerciales quieren trabajar, que atrae a trabajadores de gran talento, que ofrece confianza a las comunidades locales de nuestro entorno y que es considerada transparente, accesible y responsable por los gobiernos y la sociedad”.

Contáctanos

Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda o comentario que nos quieras hacer llegar:

¿Texto ilegible? Cambiar texto.