Entrevista a Iván Soler, presidente de la Asociación Española de Lubricantes (Aselube)
Especial Lubricantes 2018 - MUNDIPETROL

El sector de automoción se encuentra inmerso en profundos cambios con la transición energética en marcha y un objetivo en el horizonte: el vehículo eléctrico. ¿Cómo afectará esta evolución al sector de lubricantes y qué estrategia adoptará al respecto?

– Todos los días leemos muchas noticias sobre nuevas formas de movilidad, energías alternativas al petróleo y vehículos eléctricos. Aunque es cierto que esas nuevas formas de
movilidad están ya en nuestra sociedad y los vehículos eléctricos e híbridos crecen exponencialmente en sus matriculaciones, habría que destacar la representatividad real que tienen en el mercado y la importante evolución de los motores de combustión interna con gasolina y diésel.

Como ha enunciado la Asociación Española de Profesionales de Automoción (ASEPA) y como confirman los estudios disponibles de muchas otras compañías y asociaciones, los motores térmicos seguirán siendo imprescindibles en sus diferentes opciones para satisfacer las necesidades de movilidad de los ciudadanos y, gracias a su continua evolución, con mínimos impactos sobre el medio ambiente.
En los últimos años hemos presenciado una evolución de los motores diésel y gasolina que ha conllevado una considerable reducción de las emisiones y un aumento del rendimiento en igualdad de prestaciones. Por dar algunos datos, en los vehículos con motores diésel se ha reducido un 90 % la emisión de partículas y en un 84 % la de NOx; en vehículos de gasolina se ha reducido en un 60 % las emisiones de CO2 y de NOx y se puede confirmar que el “coche nuevo promedio” de 2021 emitirá cerca de un 50 % menos de CO2 por kilómetro de homologación que el de 1995.

Respecto a la evolución del coche eléctrico, en el mundo actualmente hay 1,5 millones de vehículos eléctricos, frente a un total de 900 millones de coches. Nuestra estimación es que crezcan hasta 320 millones en 2040, cuando el número de vehículos será de 2.000 millones. Por tanto, en el sector de lubricantes seguimos trabajando intensamente para desarrollar los lubricantes de nueva generación que se adapten a los nuevos motores y seguir creando productos más limpios y técnicamente más avanzados de forma conjunta con los fabricantes de automóviles, camiones o cualquier otro medio de transporte.
Este avance de la tecnología, además de ayudar a la concienciación de los usuarios en las formas de conducción y en el cuidado de los vehículos, tendrá también un impacto positivo en el medio ambiente. Por ejemplo, a través de una conducción eficiente se puede reducir el consumo de energía hasta un 20 % y el impacto ambiental en un 30 % o, mediante un adecuado mantenimiento, se asegura valores de emisiones y consumo similares a los de fábrica hasta los 160 por lo menos.

“En los vehículos con motores diésel se ha reducido un 90 % la emisión de partículas y en un 84 % la de NOx”
“En el mundo actualmente hay 1,5 millones de vehículos eléctricos, frente a un total de 900 millones de coches”

En las tres últimas décadas los vehículos han conseguido importantes reducciones tanto en el consumo de combustible como de emisiones. ¿En qué medida ha incidido el avance tecnológico de los lubricantes en estos aspectos?

Efectivamente, los vehículos actuales de combustión interna tanto de gasolina como diésel cumplen unas normativas mucho más exigentes que hace unos años y en la Unión Europea los fabricantes de automóviles han superado los objetivos de emisiones de CO2 establecidos por las últimas legislaciones. Como ejemplo, y según los últimos datos oficiales, en 2014 la media de la Especial Lubricantes 2018 51 industria era de 123,4 gramos de CO2/km frente a un objetivo nominal de 130 gramos y sigue reduciéndose año a año, aunque el objetivo previsto para 2019, de 95 gramos de CO2/km, se presenta, sin duda, como extremadamente ambicioso.
El compromiso por el cumplimiento de estos objetivos ha provocado una reducción en las emisiones de CO2 por parte de los fabricantes de automóviles y ha llevado a cabo una ambiciosa evolución de la tecnología en los motores de combustión interna para hacerlos más eficientes, que exigen a su vez una continua evolución en la calidad de los lubricantes y carburantes. Esto abre un marco de oportunidades y de desafíos en lo que respecta a la diferenciación de estos productos.
Enumerando distintos avances tecnológicos, podemos destacar:
* Los sistemas de inyección directa de gasolina y diésel, que funcionan a una presión mayor, generan más depósitos en la admisión, lo cual hace necesario un aceite base más limpio y aditivos avanzados contra los depósitos y el desgaste abrasivo.
* El rediseño de motores de “tamaño ajustado a las necesidades” (rightsizing) genera autoencendido a baja velocidad, con las consiguientes implicaciones para los aditivos detergentes y la calidad del aceite base.
* Los sistemas híbridos (sistemas arranque-parada, vehículos híbridos parciales o completos y eléctricos enchufables) y la desactivación de cilindros comportan un incremento de los arranques y paradas, una menor temperatura de lubricante y un menor impacto del lubricante en la economía de combustible. Por lo tanto, se acrecentará la necesidad de aditivos antidesgaste y de lubricantes formulados para temperaturas más bajas, así como la mejora de la economía de carburante mediante el uso de una tecnología química revolucionaria.
* La reducción de la viscosidad incrementará el desgaste de los cojinetes y los árboles de levas, lo cual requerirá una mayor protección para las bajas viscosidades que se emplean en los motores actuales.
* Los filtros de partículas (diésel y gasolina) requieren lubricantes con un bajo contenido en cenizas, fósforo y azufre. Los hidrocarburos pesados derivados del lubricante de motor contribuyen significativamente a la proporción de carbono orgánico de las partículas del diésel. Además, los aditivos de lubricante constituyen la principal fuente de cenizas metálicas que se acumulan en los filtros de partículas para diésel. Uno de los principales factores en el desarrollo de las formulaciones de lubricantes para motores diésel con tratamiento de los gases de escape es la reducción de cenizas sulfatadas, fósforo y azufre mediante una tecnología de aditivos novedosa y unos aceites base más limpios.
* El incremento de la recirculación de gases de escape comporta un desgaste corrosivo y unas mayores cargas de hollín que, a su vez, exigen una mayor capacidad del lubricante para inhibir la corrosión y gestionar el hollín.
*La creciente presencia de biocombustibles conlleva unas elevadas temperaturas de combustión, que generan depósitos en el pistón y la dilución del combustible, con los consiguientes lodos y corrosión. En consecuencia, necesitamos aceites base más limpios y unos aditivos avanzados para reducir los depósitos. Las investigaciones han constatado un efecto claro del aceite lubricante en las emisiones en función de las características del lubricante y, especialmente, de su contenido en azufre y en metal, volatilidad y densidad. Los lubricantes del motor ayudan a mejorar la eficiencia del vehículo, pero también contribuyen en las emisiones de escape.
Me gustaría destacar el crecimiento y mejora de las tecnologías en los lubricantes. La proporción de productos sintéticos alcanzada en el segmento de servicios ligeros ha pasado en tan solo veinte años de un 2,4 % en 1995 a un 61,4 % el pasado año. Si incluimos los llamados semisintéticos, el incremento es aún más espectacular, de un 9,7 % conjunto en 1995 hemos pasado a un 92,8 % en 2017. Esta proporción, lógicamente, es significativamente superior en el parque de vehículos menores de tres años.

¿Y en el sector industrial?

Igualmente en el sector industrial hay una evolución continua de los lubricantes y los ejemplos más claros son las nuevas tecnologías de lubricantes biodegradables, los nuevos aceites de proceso y los avances en los lubricantes de alto rendimiento. Los exigentes requisitos que hemos comentado en la parte de automoción son también compartidos en la parte de industria, donde también las formulaciones y componentes de los lubricantes deben adaptarse a las nuevas condiciones de fabricación y exigencias de la industria.
Todos estos lubricantes han evolucionado para mejorar los procesos de fabricación y aportan una mayor durabilidad de la vida útil del lubricante con el positivo impacto en disminución de residuos. Están diseñados para reducir los coeficientes de fricción en las máquinas y procesos donde se utilizan, teniendo un impacto directo y positivo en la reducción de energía consumida y la huella de carbono.
Finalmente hay que destacar también que en búsqueda de esa evolución continua y enfoque en reducir al máximo el impacto medioambiental en las energías renovables, ya hay disponibles en el mercado lubricantes con impacto neutro en la huella de carbono “Carbon- Neutral Lubricants” de forma que la lubricación siga colaborando en la generación de energías limpias.

En la comparativa de ventas de lubricantes en el primer semestre de 2018 respecto al mismo periodo de 2017, correspondientes a las compañías asociadas en Aselube, se observa un ligero descenso del 1,7 % en el segmento de automoción, pero una caída más importante del 16,4 % en los lubricantes de marinos y aviación. ¿A qué son debidos estos comportamientos?

– Confluyen distintos factores de mercado que pueden afectar a los volúmenes de ventas, hay que destacar que seguimos viendo un crecimiento del mercado aunque más moderado que en años anteriores.
El año 2017, con unas ventas de 350.000 toneladas, crecieron un 5,2 % respecto a 2016, lo que significó superar los niveles existentes en 2011, aunque todavía lejos de los de 2009 ó 2010. Estas ventas se vieron ayudadas por un mercado en crecimiento y los buenos indicadores económicos.
A cierre del primer semestre del año se aprecia ese ligero descenso del -1,7 % pero que se compensa en el siguiente del año proporcionando un resultado actual de aparente estabilidad en el mercado de automoción con un mínimo descenso en torno al -1 % a cierre de septiembre.

“Seguimos viendo un crecimiento del mercado, aunque más moderado que en años anteriores”

El mercado de Automoción hay que analizarlo más en detalle, ya que se ha identificado un incremento en los lubricantes de vehículos ligeros pero una caída en el mercado de vehículos pesados.
Entrando en un análisis más detallado se está viendo un crecimiento de +1,3 % en vehículo ligero frente al mismo periodo del año anterior, y del +10,6 % en los de moto 4T, mientras que los aceites de motor de vehículo pesado presenta un -3,7 % de evolución. Estas cifras reflejan el continuo incremento en las matriculaciones de vehículos nuevos, el incremento en la distancia media recorrida por los vehículos y el cambio de tendencia en la bajada que se había experimentado en el descenso de los mantenimientos realizados al año. Por otro lado, los nuevos lubricantes de larga duración, los nuevos vehículos pesados con mayor tecnología y servicios de mantenimiento prolongados están teniendo ese efecto en la disminución del mercado.
Al mismo tiempo que el mercado muestra estas cifras, se sigue comprobando que ese cambio y progreso de la tecnología se refleja en la mejora de la calidad de los lubricantes vendidos que representan casi el 93 % del volumen total entre aceites sintéticos y semisintéticos.
Marinos y Aviación, que experimentó un fuerte crecimiento en 2017, realmente ha variado drásticamente su tendencia en el primer semestre, como indica, con ese -16,4 %, pero se compensa ligeramente durante el tercer trimestre del año hasta un -12 % o incluso hasta un -7 % evaluando los últimos 12 meses, por lo que esperamos seguir con esa ligera recuperación. Este mercado está fuertemente ligado con la situación económica del país y las operaciones de grandes compañías del transporte marino internacional, donde sigue la concentración en determinados puertos repartidos en todos los continentes y donde no hay uno principal en España.

Tras encadenar varios años de crecimientos más o menos relevantes en las ventas de lubricantes en España, ¿el ejercicio actual puede concluir con un cambio de tendencia y arrojar un estancamiento e incluso ligeras tasas de descenso?

– Actualmente estamos viendo una desaceleración de los principales indicadores económicos y de producción con nuevos ajustes a la baja del PIB y de IPI como principales indicadores de la producción y posible evolución de la economía y, por lo tanto, con un impacto en las ventas de lubricantes. En la parte de automoción, a pesar de ese descenso en el PIB, confiamos en que continúe creciendo ayudado por las nuevas matriculaciones en vehículos ligeros pero con el impacto del vehículo pesado, por lo que parece que seguirá en la línea que estamos viendo durante este año.
Igualmente, en los lubricantes de industria la previsión es que sigan creciendo, influenciados por la continua evolución y crecimiento de la parte industrial aunque en menor medida que este año.
Por último, estamos analizando en más detalle estas previsiones para 2019 y, en principio, no se ha identificado que haya una caída en el mercado de marinos y aviación, aunque estamos estudiando la actual tendencia en 2018 para poder hacer una previsión más actualizada de cara al año que viene. Confiamos en que la economía española siga creciendo y tenga un impacto positivo en el mercado doméstico de marinos y aviación.

“Seguimos viendo un crecimiento del mercado, aunque más moderado que en años anteriores”

¿Las tensiones y el importante grado de incertidumbre que atraviesa Cataluña desde hace más de un año han tenido consecuencias perceptibles en el mercado de lubricantes en esa autonomía?
– Desde Aselube vemos que las ventas de lubricantes de automoción y de aceites industriales durante el año 2017 en España han tenido unas estructuras geográficas bastante similares a las de años anteriores. Sin embargo, hay que destacar una caída significativa en la participación de Cataluña en el conjunto de las ventas de lubricantes por encima de dos puntos en automoción y de un punto en industria.
Según se pudo comprobar en las estadísticas de ventas y el peso porcentual de las distintas comunidades autónomas es que Cataluña ha pasado de representar un 17,7 % en automoción en 2016 a representar un 15,6 % en 2018. Por su parte, en industria ha descendido del 16,1 % a 14,9 %.
También este año se está mostrando una reducción de las matriculaciones respecto al año anterior, con un aumento casi plano respecto a 2017 a pesar del incremento superior al 11 % en la media nacional.

“Hay una caída significativa en la participación de Cataluña en el conjunto de las ventas de lubricantes por encima de dos puntos en automoción y de un punto en industria”

Imagen renovada de Aselube

¿Qué representa actualmente Aselube en el sector español de lubricantes tanto en compañías como en cuota de mercado nacional?

– La Asociación Española de Lubricantes representa a las principales compañías de lubricantes presentes en nuestro país. Aselube es la voz del lubricante en España y representa un 84 % del mercado de lubricantes.
Tomando en consideración los datos disponibles, estimamos que las ventas de las 17 compañías asociadas a finales de 2017 representamos ese año cerca del 84 % de las ventas totales en el mercado de lubricantes en España. Por segmentos, esto significa casi un 79 % del mercado de lubricantes de automoción, más del 84 % del mercado de aceites industriales, el 100 % de los marinos, cerca del 53 % de las grasas y casi el 97 % en aceites de proceso.
Aselube está compuesta por 17 compañías asociadas entre las que se encuentran compañías petroleras y otras exclusivamente del sector de lubricantes, multinacionales de gran tamaño y otras de tamaño intermedio, con plantas de elaboración de productos o no. Es decir, compañías muy heterogéneas en muchos aspectos, pero en su conjunto las de mayor nivel de nuestro país y en algunos casos del mundo, con una apuesta muy definida por ofrecer calidad en sus productos, sostenibilidad en la producción y el consumo y gran seriedad en su funcionamiento.
En su conjunto, las compañías que pertenecen a día de hoy a Aselube disponemos de 12 plantas para la elaboración de lubricantes en España, con una capacidad de producción por encima de las 800.000 toneladas anuales, que en envasado supera las 565.000 toneladas y en almacenamiento se sitúa en torno a las 70.000 toneladas. Más de 471.000 toneladas de productos terminados han salido de las plantas españolas de las firmas asociadas a lo largo del año pasado (+6,6 %).
Por último, consideramos que en 2017 se ha producido un crecimiento de las ventas en el conjunto del mercado de lubricantes (+4,2 %) ligeramente inferior al producido en las compañías de Aselube (+5,2 %), lo que confirma la senda de crecimiento equilibrado que comenzó el año anterior y el buen funcionamiento de los asociados de Aselube.

¿Qué destacaría de la actividad desarrollada por Aselube y sus compañías asociadas en 2018?

– Aselube está llevando a cabo una ambiciosa agenda de actividades para garantizar un avance y adaptación de la asociación a las nuevas tecnologías, nuevas formas de comunicación y garantizar, como anunciamos, que “el sector de los lubricantes se adapta a los nuevos tiempos”.
Este avance es la respuesta que damos a los nuevos retos que se presentan, a los que los grupos socios de Aselube respondemos con más calidad y un compromiso de sostenibilidad.
Algunas de las principales acciones que estamos desarrollando son:
• La renovación de la imagen de Aselube con nuevo logo, nuevas formas digitales de comunicación y nueva revista digital que trimestralmente iremos publicando.
• La mejora y actualización de las estadísticas de mercado, con el fin de disponer de la mejor información posible, fiable y útil en los ámbitos nacional e internacional.
• El compromiso con la sostenibilidad y medio ambiente con la adhesión al pacto de economía circular.
• El enfoque en seguridad y salud con activas recomendaciones al sector.
• La nueva iniciativa de garantizar la calidad de los lubricantes a través de un estudio que se está realizando para proteger los derechos de los usuarios en cuanto a correcto etiquetado y estricto cumplimiento de las normativas y calidad de los lubricantes.
Como resumen de todo lo que hemos avanzado durante este año, hemos reforzado nuestro compromiso con los usuarios para asegurar que aprovechamos al máximo la experiencia y la profesionalidad de nuestros equipos que, a través de las comisiones de Aselube, están desarrollando numerosas iniciativas para ayudar y mejorar el mercado en el que trabajamos.

¿Desearía añadir algún aspecto más sobre el mercado o sobre Aselube?

– Me gustaría destacar la nueva jornada de información y formación lanzada por Aselube que se realiza en Madrid este 15 de noviembre con el objetivo de seguir comunicando y desarrollando tanto a asociados como a cualquier otra empresa del sector o de otros sectores que quieran conocer los modernos y avanzados procedimientos en los campos de sostenibilidad, seguridad y medio ambiente.
Aselube, fiel a su símbolo de calidad y excelencia, está renovando su imagen y va mucho más allá que un cambio de logo. Es un reflejo de emprender una nueva etapa que refleje la línea de progreso y la vocación de apertura de nuestra asociación a todas aquellas empresas que compartan nuestros valores y nuestra idea de cómo afrontar los retos del futuro así como nuestros deseos de crecer, evolucionar y adaptarnos a cualquier exigencia nueva del mercado.

http://www.mundi-petrol.com/pageflip/mundi274noviembre/

 

Contáctanos

Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda o comentario que nos quieras hacer llegar:

¿Texto ilegible? Cambiar texto.